Alianza Cor Mariae Pro Eis

Visto 310 veces

La Alianza de Oración Mariana Cor Marie Pro Eis es una llamada a todos los fieles católicos, y a los que espontánea y libremente deseen unirse a ella, para que nos concienticemos de la responsabilidad  que tenemos de ofrecer oraciones y sacrificios por los sacerdotes, en agradecimiento por la donación de sus vidas a Dios en favor de toda la humanidad.     

Por medio de esta Alianza de Oración Mariana pedimos a la Virgen Santísima que aumente el número de los escogidos al estado sacerdotal, que su santo amor los proteja de todo peligro, que bendiga sus trabajos y fatigas y que, como fruto de su apostolado, obtengan la salvación de muchas almas que sean su consuelo aquí en la tierra y su corona eterna en el cielo.

Hijos predilectos de María

Los sacerdotes son los hijos predilectos de Nuestra Señora, representantes en la tierra de su Divino Hijo. Los santos lo sabían y por eso amaban y reverenciaban a los sacerdotes y rezaban por ellos:

“Oh Jesús que has instituido el sacerdocio para continuar en la tierra la obra divina de salvar a las almas, protege a tus sacerdotes en el  refugio de tu Sagrado Corazón”.  (Santa Teresita del Niño Jesús)   

“Pidan mucho por los sacerdotes.  Los sacerdotes sólo deben ocuparse de las cosas de la Iglesia y de las almas.  Los sacerdotes deben ser puros, muy puros.”  (Santa Jacinta Marto)  

Frases sobre María y el Sacerdote

El sacerdote debe pedir a María…; la gracia de la pureza y la fidelidad en el compromiso del celibato, siguiendo su ejemplo de Virgen fiel. 

Exhorto a mis hermanos en el sacerdocio a alimentar siempre esta verdadera devoción a María y a sacar de ella consecuencias prácticas para su vida y su ministerio. (San Juan Pablo II)

Así como María ayudó a crecer a Jesús, también ayudó a crecer a la Iglesia. Ella fue la que formó la Iglesia, y de la misma manera Ella es la que forma a cada sacerdote. (Santa Teresa de Calcuta)

¡Cuánto se enternece el corazón de un buen sacerdote cuando, teniendo al Hijo de Dios en sus manos, considera en cuán indignas manos está, comparándose con las manos de Nuestra Señora! (San Juan de Ávila)

¡Oh, qué indispensable es María para la transformación de los sacerdotes en Mí! (Palabras del Señor a la Beata Concepción Cabrera de Armida)

Coronilla Sacerdotal para pedir por los sacerdotes en tu oración diaria

Modo de rezarla

1.  Por la señal de la Santa Cruz / de nuestros enemigos / líbranos Señor Dios nuestro. En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén

2.   Padrenuestro:  Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nomobre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.  Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación, y líbranos del mal.  Amén.

3.  Se rezan las tres Avemarías como sigue.   

María, Madre mía,  por el poder que te concedió el Padre, libra a todos los sacerdotes de caer en pecado. Dios te salve, María, llena eres de gracia, el Señor es contigo. Bendita Tú eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

María, Madre mía,por la sabiduría que te concedió el Hijo, libra a todos los sacerdotes de caer en pecado.Dios te salve, María

María, Madre mía,por el amor que te concedió el Espíritu Santo libra a todos los sacerdotes de caer en pecado. Dios te salve, María

 4.   Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.  Como era en el principio, ahora y siempre por los siglos de los siglos.  Amén. 

 5.   En las cuentas del Padrenuestro, el que dirige dice:

Padre Eterno y Misericordioso concede a tus Sacerdotes las gracias que más necesitan para   alcanzar la santidad que has deseado para ellos desde toda la eternidad, por los méritos del Sumo y Eterno Sacerdote, Nuestro Señor Jesucristo.   

6.  En las cuentas del Avemaría, se repite la jaculatoria:   Dios Padre Todopoderoso, por intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pedimos la santidad de los sacerdotes del mundo entero.   

La jaculatoria se recita del siguiente modo: 

El que dirige dice la primera parte:   Dios Padre Todopoderoso, por intercesión del Inmaculado Corazón de María.

Los demás responden:  Te pedimos la santidad de los sacerdotes del mundo entero.   

7.  Invocaciones al Inmaculado Corazón de María, Madre de los sacerdotes:

María, Madre de los sacerdotes,  Ruega por ellos

Madre del Sumo y Eterno Sacerdote, Ruega por todos los sacerdotes

Reina de los Apóstoles, Ruega por los sacerdotes

Auxilio de los presbíteros en su ministerio, Ruega por todos los sacerdotes

Madre de los futuros sacerdotes, Ruega por todos los seminaristas

Nuestra Señora de las vocaciones, Ruega por todos los llamados a la vocación sacerdotal.

8.  ORACIÓN FINAL.

Madre de Cristo,  Sumo y Eterno Sacerdote,  fuente de reconciliación para el mundo derrama sobre nosotros su luz, su amor, perdón.  Madre de la Vocación, Madre de los sacerdotes; hazlos puros,  hazlos limpios, vibrantes en la oración. Hazlos fuertes en la esperanza, firmes en el amor,  fuentes  vivas, llamas nuevas, murallas de la ciudad de Dios.  Haz que sean santos y sean sacerdotes según el Corazón de Jesús.  Amén

9.  En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo.  Amén!

Si te ha gustado, compártelo